viernes, 6 de octubre de 2017

El juicio final

Parado en un pedestal a los pies
de los ángeles y los demonios
la putrefacta vida del condenado
se torna última esperanza
en la inhóspita mirada del verdugo.

Suplicado la absolución del pecado
antes de sentir el abrazo
de la resignación a veces soñada
arrodillado ante el poder de aquel conjuro.

Un cuerpo tendido en la arena
me dijo que el dolor no existe,
que se concentra en un espasmo
transformándose en pena.

El corazón bombeando hiel
con la coraza de la noche eterna
rompiéndose en pedazos,
perdido en una estúpida añoranza.

Me esconderé lejos del tumulto
de la vida embriagado por el bourbon
como en un vinilo de Johny Cash
dejando atrás aquella vida efímera
caminando entre asfalto y humo.

Jose Miguel Beldad

domingo, 23 de noviembre de 2014

Nuestro imperio

Creo que el amor empieza como lo hacen las guerras.
Declaraciones de intenciones. Beligerantes.
Tú vas a ser mía. Yo voy a ser tuyo.
Fuego cruzado, miradas a discreción.
Estrategias para conquistar tú corazón
y tú con tácticas para dejarme hacerlo
sin que se note que lo estás deseando.
Mi mejor camisa, tu mejor vestido.

El bombardeo de tus tacones cuando llegas
y yo ya empiezo perdiendo a la primera.
Tú sabes que vas ganando y juegas.
No sé por donde me vienen
estoy malherido por tus ojos.
Te saco una risa, levanto el vuelo
voy asaltando las trincheras de tu vida.
No sé como saldré de esta.

Me da igual morir en el intento
asaltando tu corazón, me lo juego todo.
Y tú sabes que lo hago. Me miras, te miro.
Media sonrisa que insinúa, pero todavía no.
Empiezo a estar nervioso, impaciente por besarte
apunto a tus ojos y aguanto el objetivo
los segundos se vuelven eternos
ahí estamos los dos parando el tiempo
me invento la paciencia que nunca tuve
para aguantarte una mirada que valió nuestro imperio.

Jose Miguel Beldad

lunes, 27 de octubre de 2014

Las lecciones de tu cuerpo

No quiero entender de política
tampoco quiero hacerlo de fútbol
ni leo los periódicos por la mañana
no quiero ir a clase a estudiar integrales.

Solo quiero aprenderme tus lunares
estudiarme cada centímetro de tu cintura
probar el sabor de cada uno de tus besos
quiero que seas mi asignatura pendiente
y que me hagas un examen oral y escrito
todos los días en tu cama.

Jose Miguel Beldad

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Pearl Harbor

La calma que precede a la tempestad.
Esa quietud inamovible que hay antes del huracán.
El preludio melodioso de una sinfonía brutal.

Así fueron aquellas largas semanas.
Preparando nuestras armas para la batalla
todo lo que nos íbamos a echar en cara
guardándonos los dos un as en la manga
construyendo poco a poco nuestras bombas
y esperando el momento de lanzarlas.

Una noche cualquiera saltó la chispa
que hacía falta para encender la mecha.
Y llegó el momento de empezar a disparar
las mentiras como metralletas
las promesas incumplidas como balas
aquello era como estar en Hiroshima...
Solo el daño y el rencor de nuestras miserias.

Me perdí en aquel mar de sangre vertida
me dejé llevar a la deriva entre lágrimas
solo quería que tiraras tu bomba masiva
que me dejarás de una vez sin vida...

Entonces nos miramos, y nos vimos...
Sudando destrozados con la vida partida
y sabíamos que en esa batalla no había
vencedores ni vencidos, solo tristeza infinita. 

Nos alejamos poco a poco, malheridos
buscando un rincón oscuro de la bahía
de nuestros recuerdos donde poder lamernos
y curarnos nuestras mortales heridas.

Así fue la batalla más cruenta. Así se nos fue la vida. 

Jose Miguel Beldad

miércoles, 27 de agosto de 2014

¿Lo bueno o lo malo?

La verdad es que no sé como escribir esto
parece raro pero nunca encuentro cómo
no sé si escribirlo tal cual ha pasado
o intentar adornarlo un poco.
Quizás lo mejor es no escribirlo
olvidarlo y seguir andando
sin mirar atrás ni deshacer camino
vivir cada minuto como el último.

Pero, claro, olvidarlo sin sacarlo
hacia fuera es algo muy complicado
casi temerario, diría yo
aunque la vida sin riesgo... Bah.
¿Por qué no contarlo? ¿O mejor me callo?
Quizás me gustaría verlo plasmado
en unos cuantos versos de palo
y por lo menos diría que me he desahogado.

¿De qué vale llenarse de malos recuerdos?
¿Por qué contar todo lo que no aporta?
Y si mejor contamos las cosas buenas
esas con las que todavía sigo soñando
y si escribo cada verso por nuestros besos
esos que me despertaban a tu lado
y si cada estrofa va por tus sonrisas
esas que iluminaron tanto tiempo mi vida.

Esta noche me ahorraré escribir todo lo malo
aunque todavía no olvido todo el daño
solo elijo seguir sonriendo, seguir soñando
poder dormir bien a gusto y tranquilo
sabiendo que fuiste parte de buenos momentos
y ahora, pues sinceramente, ahora mismo
aunque podrías ser un capítulo borrado
elijo que seas un casi buen recuerdo soñado.

Jose Miguel Beldad

martes, 12 de agosto de 2014

Hasta que me haya ido

Sumergido en la profunda oscuridad
de una triste resaca de domingo
se escapan mis recuerdos a otro tiempo
como si aún siguieras aquí conmigo.

Es muy difícil dejarte escapar
de mis pensamientos, no sé como hacerlo
pasan los días y ni siquiera los vivo
no sale el sol si no estás a mi lado.

Si no me despierto y te doy un beso
si no te hago tu desayuno preferido
aunque estos recuerdos ya no tienen sentido
solo son un poco más de sal a mi tormento.

No puedo asumir que te has ido
me refugio cada noche en mis sueños
aquellos en los que puedo tenerte
y donde aún puedo besarte cada mañana.

No sé si algún día leerás esto
si de casualidad cae en tus manos
solo quiero que sepas que te quiero
y lo haré hasta que yo también me haya ido.

Jose Miguel Beldad

miércoles, 30 de octubre de 2013

I fall asleep

Your name cross my mind
I don't know who I am
your eyes die out when I fall asleep
when you wake me up, I'm lost.

You can run, but you can't hide
we unknow our fate
I just know... we can stop the time
if you're in my life, I'm alive.

Jose Miguel Beldad