lunes, 31 de diciembre de 2012

Putada de amor


Entre las hojas de la memoria,
se pierden mis sentimientos.
Entre los rayos del amanecer,
en mis sueños sufro cada día.

El amor se pierde en mi interior,
destrozando en silencio mi corazón.
Ensañándose en él sin perdón,
tus palabras recuerdan mi dolor.

La sutil diferencia entre sí y no,
la difusa pérdida de la razón,
me castigan como un rayo a un árbol,
y todo, todo...por tu puto amor.

Jose Miguel Beldad

domingo, 30 de diciembre de 2012

Queriéndote en un tango


Queriéndote en la sombra,
deseando que mi corazón se rompa,
me levanto por las mañanas
mirando al alba de un amor sin hora.

Y cuento los días de un calendario infinito,
la razón se demora y el corazón se aloca
al ver tus caderas moverse despacito
mientras se evocan a la gloria de una milonga.

La milonga se hace tango en la noche,
en un rincón miro como bailas,
peleándose mi corazón y mi cabeza,
¿bailar o huir? Fundirme en tu derroche.

Mis piernas se dejan llevar sin pensar,
tu mano roza mi mejilla lentamente,
mis brazos agarran con fuerza tu cintura,
tus ojos se clavan con fuego en mi boca.

Suena al fondo un dulce bandoneón,
nuestros corazones brillan como estrellas,
miro a la luna en pleno tango, rogándole
que me deje bailar eternamente con ella.

Jose Miguel Beldad

sábado, 29 de diciembre de 2012

Ángeles


Dónde los ángeles dormitan
está escondido tu corazón.
Ángeles que me llaman
reclamando mi perdón.

Quieren mis disculpas
por haberles robado
a una ninfa preciosa
con corazón dorado.

Corazón hecho de amor,
sus ojos, manantial de ternura,
manos pequeñas de hielo,
y sentimientos de dura.

Lo único que anhelo al mirarte,
es algún día poder amarte.
Esperanza de ilusos,
consuelo de enamorados.

Y al alba le pediré,
poder estar contigo
para el resto de mis días.
Simplemente… lucharé.

Jose Miguel Beldad

viernes, 28 de diciembre de 2012

Al alba


Vuelan altos al alba los pájaros,
y se reflejan los tenues rayos
en tus verdes ojos claros,
suena triste a lo lejos un saxo
y maúlla a lo lejos un gato pardo,
la ciudad mientras paseamos
va despertando de su letargo.
De la mano nos perdemos,
y de la mano olvidamos
y yo me pierdo en tus ojos,
los admiro, muero embrujado,
el tiempo pasa sin marco...
benditos amaneceres a tu lado.

Jose Miguel Beldad

jueves, 27 de diciembre de 2012

Leones rabiosos


Leones rabiosos devoran mi mente,
en blanco, rota, demente.
Rugen enfurecidos atemorizando
a mi corazón llorando clemente.

Lucho contra impasibles fieras
encarnizados por la vida.
Una vida que me deja abandonarme
a las garras de la muerte esperada.

Solo quieren devorar con furia,
todos aquellos recuerdos de alegría
que se pierden en la noche fría
dejándose caer en la memoria.

Sacian su hambre sin compasión,
destrozan mis sentimientos, uno a uno.
Sentimientos abandonados en el cementerio
de los recuerdos que amargan mi corazón.

Roto, dolorido, casi sin latido, abandonado,
a punto de dejar de sufrir para siempre,
la recuerdo en la arena tirado,
preguntándome: ¿por qué la he amado?

Jose Miguel Beldad

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Sueños


Te veo en sueños,
y me acerco poco a poco a ti,
tú me miras, me sonríes
y te vuelves hacia mí.

Pero el destino traicionero
que me quiere hacer sufrir
hace que te desvanezcas
quedándome postrado allí.

Maldiciones mi boca arroja,
ya que no sé dónde estás.
No sé cuantas horas más
podré llegar a soportar
el dolor que hay en mi pecho
que viene cuando te vas.

Ya que tu presencia es mi vida,
tus ojos mi corazón
y tu dulce sonrisa es la razón
de que por ti sienta este amor.

Mi mirada se descontrola,
mi cabeza va de aquí a allá
pero mis ojos no te encuentran
que alguien me dé una señal.

Estoy perdido en el vacio,
pero eso ya me da igual
yo sólo quiero verte a ti.
No se si podré aguantar
el levantarme cada día
y no poder verte jamás.

Ya que tu presencia es mi vida,
tus ojos mi corazón
y tu dulce sonrisa es la razón
de que por ti sienta este amor.

Jose Miguel Beldad

Lágrimas de amor


Frías noches me acompañan,
en mi triste y oscuro divagar.
Por mi mejilla, una lágrima resbala
en un adagio lamenta solitaria.

Esa lágrima lamenta en la noche,
todo lo que pudo ser y no fue.
Todo aquello que en el camino
se quedó y que nunca va a volver.

Siento su lamento, su llanto dolorido,
un llanto que anhela con cariño
aquellos días de felicidad y pasión,
eternos sueños de amor.

Ella ya no está sola, grita despechada
para que la acompañen sin temor,
todas las lágrimas que tenía guardadas
mi corazón, son lágrimas de amor.

Jose Miguel Beldad

lunes, 24 de diciembre de 2012

Errores


Cuando miras, cuando sientes
a veces, te equivocas, no mires,
no entiendas, no tienes un porqué,
no pienses, ni siquiera intentes.

Hay causas perdidas, en el aire
se quedan flotando sin rumbo
y vuelan, alejándose sin querer
pero cada vez más y más lejos...

Te das cuenta, y todo está hecho,
te has equivocado y tú lo sabes,
solo pienses en tu triste error
aunque ya no haya solución.

Ay, ese error como si fuera un pecado,
error por el que cantas a la absolución
de todas tus malas decisiones y actos
y nunca sabrás porque lo has cometido.

Jose Miguel Beldad

domingo, 23 de diciembre de 2012

Abandono


Viene cada mañana a mi cabeza,
con su sonrisa de princesa
y sus ojos verdes inundan mi
memoria de recuerdos de ella.

Y miro a mi lado en la cama
y la imagino en la almohada
apoyada, sonriendo dichosa,
poseída por nuestra felicidad.

Los rayos de sol por la mañana,
iluminan su alegre mirada
que me mira y me cautiva
como la Muerte a la guadaña.

Y una mañana ya no estabas,
y no encontraba tu mirada
no estabas ya en mi vida,
el alegre sol ya no entraba.

Días de tristeza en mi cabeza,
embadurnado en la nostalgia,
miro tu foto en la mesita,
abandonado en jarras de cerveza.

Y pasan las horas cada día,
me dejo llevar a la deriva,
perdido en tu verde mirada,
¡ay, con lo que yo te quería!

Jose Miguel Beldad

sábado, 22 de diciembre de 2012

Te regalo mi poesía


Te regalo mi poesía, mis caricias,
mis miradas, mi amor, mis días,
cada mañana mi vida te daría,
mi abrazo en una noche muy fría.

Te regalo mis lentos versos,
te entrego todos mis besos
y esto no es un triste cuento,
¡y qué me muera si te miento!

En mis versos está tu poesía
y en la tarde de invierno que llovía
a la vera de un lucero te prometía
que mi poesía y mi amor te daría.

Y así es en los instantes buenos,
también en los momentos adversos
con momentos de llantos dispersos,
vivimos en nuestro amor inmersos.

Mi promesa siempre fue tuya,
tu vida siempre fue mi luna
y a su luz una noche te prometía
que mi poesía y mi vida te daría.

Jose Miguel Beldad

viernes, 21 de diciembre de 2012

Invierno

Ya llega otro año más el frío invierno
y se pierden las palabras en mi cuaderno,
días de amaneceres sempiternos,
la ilusión de tener tus besos tiernos.

Todas las tardes pronto se hacen noche,
la gente viene y va por las calles,
se encienden por fin las calefacciones,
y yo no sé como olvidarte.

Otro invierno más viene crudo y triste
aunque de mi vida ya saliste,
me amaste, me heriste y me mentiste,
el amor y tú me vencisteis.

Con las heladas y las blancas nieves
tiene la vida en sus vacías calles
un sórdido espejo donde mirarse,
antes soleados, ahora lúgubres parques.

Frío, frío y más frío me invade
pero siempre habrá algo importante,
y que a la vida le da un sentido clave...
Las mil formas de amarte.

Jose Miguel Beldad

Órdago a la grande


Como gotas de lluvia caían los días,
las lágrimas por mi mejilla llovían
resbalaban tristes y enamoradas,
evocando a tus intensas miradas.

Indeferencia encontraba en tu cara,
tú corazón frío como el hielo,
tu mano suave mi cara acariciaba
y te supliqué que me perdonaras.

En mi cabeza mis errores pasaban
como una película sin trama,
despiezados recuerdos sin hora,
momentos de pasión arrebatada.

No volverían, ya no me amabas,
sé que no fui un buen hombre
no hay palabras que lo adornen
hasta que llegó ayer a la mañana.

Te volví a ver y las lágrimas asomaban,
déjame intentarlo, déjame quererte,
te pediría sincero que me perdonaras
aunque aún tú corazon te duele.

Suena a órdago a la grande,
quien no arriesga, no gana
y yo arriesgo loco y valiente,
solo te pido...déjame quererte.

Jose Miguel Beldad

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Marinero solitario

Abandonado en la fría noche
mirando al mar embravecido 
en cubierta bebo mi cóctel. 

Te desvaneces en las olas, 
cada trueno un alarido
de una mente rota sin sentido.

En cada noche de tormenta,
tus ojos en el espejo de la Luna
son mi guía en la noche oscura.

Me sorprendo navegando,
luchando fiero con el timón
como si la mar fuera el destino.

La noche se hace eterna
con Neptuno loco y enfurecido,
poniendo rayos en mi camino.

Con el fiel recuerdo de tus ojos
peleo contra la furia del mar
siempre fiel a tu última voluntad. 

El día que te fuiste, me miraste
y en tu triste agonía me rogaste
que conquistara los mares.

Que fuera libre de todos los males,
que llevara tu recuerdo alegre
por bandera hasta las tierras australes.

Y cuando la mar avecina tormenta,
sueño con que en el cielo me mires
y me salves de una muerte cruenta. 

Con el sol las olas se calman
como una bestia se amansan
y da paso a un nuevo mañana.

Una mañana sin ti, otra más de tantas,
otro día sin ti, otro más de tantos,
mi corazón encogido aguanta.

La edad no pasa en balde, querida,
y aquí sigo navegando sin parar
como si mi vida no tuviera final. 

Aunque nunca conseguiré ser libre
por vivir encadenado a tu recuerdo,
años después no sé vivir sin tus besos.

Jose Miguel Beldad

martes, 18 de diciembre de 2012

Primavera

En el albor de la primavera saltan las alarmas,
bombardeos de sentimientos encontrados
luchando fieros por mi mente se derraman,
y mi corazón se aloca y no se aclara,
no se acuerda de la hora en la que tu cara
se marcó a fuego en sus venas enamoradas.

No quiere recordar aquellas manos entrelazadas
que se perdían mientras por tu cintura saltaban,
abandonados a la pasión loca de un amor sin hora,
sentimientos que rompían fuerte y sin demora,
aquellos sentimientos que a mí me enamoran,
que mi corazón no quiere y no controla
aunque te cuando te mira siempre ve locura.

Aquel corazón que se pierde como un reloj sin pila,
que no sabe donde está pero que no se olvida
de que algún día muy lejano, fuiste suya.

Jose Miguel Beldad

lunes, 17 de diciembre de 2012

No te quiero

Con tus ojos en mi cabeza 
y metido en esta locura
desvarío en mi tristeza
escrita a vuelapluma
entre tragos de cerveza.

Ay, ¿por qué te extraño?
Camino vacío sin rumbo
perdido, loco y ermitaño,
¡no te quiero, mundo!
¿Por qué tanto daño?

Y al volver la esquina,
ahí están tus verdes ojos,
la mirada que me fascina,
razón de este amor de locos
y que mi vida arruina.

No sé que decirte, querida...
Ya no te quiero conmigo,
esa llama está consumida
ya no quiero tu abrigo,
ya no te quiero en mi vida. 


Jose Miguel Beldad

Carnaval de sentimientos

La primera de todas, y la más reciente: Carnaval de sentimientos. Espero que os guste. :)

A ritmo de comparsa te escribo estos versos,
para decirte que no olvido tus besos,
cantándole a la vida lo que siento y no comprendo,
que me lleva a esta cascada de tormento.

Una máscara de lobo esconde mi sufrimiento,
y con un gintonic en la mano canto mi lamento.
Roto y devorado recordaré siempre el momento 
que me dejó viviendo en un eterno invierno,
aquella noche que te fuiste y no volviste, 
te acompaño, te dije, y no quisiste.

Y entonces... una llamada que me pilló despierto,
un mundo que se caía a pedazos de cemento
y que me dejaba solo, abandonado y sin remiendo.

Divagando perdido, borracho y sin aliento,
sigo viviendo con la cruz de tu recuerdo,
diciéndome desesperado que ya no te quiero
mientras la gente a mi lado sigue viviendo
yo sigo anclado en la memoria de tus besos
y perdido en la espiral de este puto desconcierto.

En esa noche mi vida se escapó contigo, 
jamás olvidaré aquel Martes de Carnaval negro
en el que me dejaste solo a la deriva del tiempo.
Adiós, princesa mía, siempre estarás en mi recuerdo,
descansa en paz, porque sin ti... yo ya estoy muerto.


Jose Miguel Beldad 

El comienzo

Daros la bienvenida a todos y a todas a esta nueva aventura. Mi blog. Sé de buena tinta que hay gente que lleva tiempo esperando ver algunas de mis obras (si se pueden llamar así, tengo mis dudas) publicadas, aunque fuera en un blog...

Aquí lo tenéis, espero que disfrutéis y yo intentaré que lo hagáis con todo lo que escriba.