jueves, 31 de enero de 2013

Mil años luz

Móntate en la nave
que te va a llevar
a otro universo,
deja todo atrás
y vete lejos,
otra vida espera
lejos de esta vida cruel.
Llena de recuerdos
tu roto corazón,
una nueva realidad
te toca disfrutar.
Duérmete mil años luz
que cuando despiertes
ya no llevarás tu cruz,
olvídate de lo viejo,
céntrate en lo nuevo,
esta vida es para ti,
disfrútala sin mí.

Jose Miguel beldad

miércoles, 30 de enero de 2013

Duerme conmigo

Ven, duerme conmigo,
perdámonos en las sábanas,
déjate llevar a la locura
y a la pasión en nuestra cama.

Déjame probar tus besos,
me deslizo por tu cuerpo
voy bajando poco a poco
mientras loco te devoro.

Esta noche eres mía,
entrégate al desenfreno,
somos marionetas del sexo
en una noche sin tiempo.

Jose Miguel Beldad

martes, 29 de enero de 2013

Billetes para la felicidad

Soñamos cada noche con escapar,
seguir adelante y no mirar atrás,
no llores, sé que lo conseguirás,
los problemas los vamos a olvidar.

Nos toca vivir nuestras vidas,
olvidarnos de lo que dicen los demás,
esta va a ser nuestra carrera
y juntos la vamos a ganar.

No te vengas abajo, preciosa,
la felicidad nos va a esperar,
tenemos billetes en primera
para dejar esta vida sin verdad.

Hoy empezamos este viaje,
juntos cogeremos nuestro equipaje,
cierra los ojos,  ponte a rezar
y cojamos el tren directo a la felicidad.

Jose Miguel Beldad

lunes, 28 de enero de 2013

Melancolía

Poco a poco pasan los días
mientras miro al futuro
lleno de tristeza y melancolía,
recuerdo los días en los que reía.

Las horas se me escapan
de la noche a la mañana,
siguen pasando los días
alargando esta agonía. 

Entonces apareció ella,
con su melena y su sonrisa,
me contagió su alegría
y me devolvió a la vida. 

Jose Miguel Beldad

sábado, 26 de enero de 2013

Ángeles eternos

Se nos escaparon los momentos
en aquellos segundos eternos,
nuestra vida pegó un vuelco
y aquel amor se volvió etéreo.

Sentíamos que volábamos,
ya no estábamos abandonados,
nos enamoraron los encantos
de aquel mundo sin pecado.

Desde el cielo mirábamos,
el mundo que dejamos,
y cogidos de la mano
los ángeles nos cantaron.

Jose Miguel Beldad

viernes, 25 de enero de 2013

Para los que hablan

Para todos los que hablan,
aquí tenéis mis palabras,
un placer ver como ladran.
Vuestras vidas retratadas
van quedando cada día,
insignificantes y vacías,
no merecéis ni una mirada,
solo merecéis indiferencia,
y os clavo como una daga
estos versos sin medida,
para que veáis, alimañas,
que siempre estaré por encima.

Con cariño, Jose Miguel Beldad

jueves, 24 de enero de 2013

Vive tu vida

Querer y no poder
como el reloj sin pila
que intenta correr.
Es la ley de vida,
ya no llores, mujer,
tómate esta tila.
Haz lo que debes,
levántate y camina,
pasarán los años
hasta que me encuentres.
Bébete un tequila,
déjame unas flores
ve a vivir tu vida,
y recuerda, estaré
contigo siempre.

Jose Miguel Beldad

miércoles, 23 de enero de 2013

La luna, tú.
La mar, tú.
El sol, tú.
La calle, tú.

Mi vida, tú.
Mi amor, tú.
Todo, tú.
Nada, tú.

Tus ojos, tiramisú.
Tus labios, carmesí.
Tu mirada, frenesí.
Mi todo eres tú.

Jose Miguel Beldad

martes, 22 de enero de 2013

Sevilla y tú

Sueño cada noche con pasear
a la orilla del Guadalquvir
cogidito de tu mano, reír, que
llegue el alba y no me quiera ir.

En el reflejo del agua, Triana,
y las lucecitas de la Torre del Oro
relucen en tus ojos, verdes, como
el verde del Parque María Luisa.

A nuestra espalda, la Maestranza,
y su puerta del Príncipe...¡Ay!
Que me siento yo un príncipe,
perdiéndome en tu mirada.

Agarrado a la vera de tu cintura,
ya se atisba la Giralda,
y ahí estamos tú y yo, princesa mía,
paseando en primavera Sevilla.

La Sevilla que me tiene enamorado,
como si una mujer fuera, miro su silueta,
y pienso, ¡ay, que hermosa eres, Sevilla,
enamorado de sus calles y su vida!

Y en San Gil, la Macarena
testigo será por siempre del amor
que nos tenemos, y dejaremos como
prueba, un te quiero en la ribera.

En la ribera de ese río que enamora
donde nuestros deseos se reflejan,
y donde cierro los ojos, miro a la Luna,
y le pido no despertar de este sueño.

Quiero morir a tu vera, y en sus calles
en su duende, en su arte, al alba
te diré mirando tus ojos de azahar
lo mucho que te quiero, mujer de mi vida.

Jose Miguel Beldad

lunes, 21 de enero de 2013

¿Deseo?

Sueños de papel mojado
en cada amanecer se van.
Felicidad mentirosa e irreal
de lo tristemente soñado.

Despierto empapado,
tumbado en la cama,
¿sueño imposible
o deseo inacabado?

Jose Miguel Beldad

domingo, 20 de enero de 2013

¿Por qué?

Ya no sé que hacer
mi vida es un bucle
que me lleva a contrapié.
Estoy perdido,
borracho y sin sentido
me refugio en el burdel
y en los encantos de Isabel.
Salgo cada amanecer
con olor a sexo de parné.
Miro el reloj y son las diez,
otra vez en la calle
sin saber que hacer.
No quiero volver
a verte otra vez.
Vete, no quiero
que me conquistes
con tus armas de mujer.
Por tu culpa me escapé
dejé mi vida y no avisé,
perseguirte fue mi tren.
Y hoy estoy aquí sentado
esperando mi café
y sigo sin saber por qué,
¿por qué coño te busqué?

Jose Miguel Beldad

viernes, 18 de enero de 2013

Siete vidas tiene un gato

Veinte años han pasado
desde que te conozco,
sigo siendo igual de golfo
y ya no estoy enamorado,
ya no te veo ese algo
ya no miro tu retrato.
Yo ya te he olvidado,
me tuviste en tu mano,
y me echaste de tu lado,
aunque ya sabes el dicho,
siete vidas tiene un gato.
Hace más de un año,
me llamaste lamentando
no haberme hecho caso,
que tu vida no tenía sentido,
si no estaba a tu lado.
Yo que ya me he desengañado,
te dije que ya te he olvidado,
y que ya no somos tontos,
no mereces mi cuidado.
Hoy viernes lluvioso,
te he visto cruzando
por mi calle, ibas llorando.
Y con cuidado me he acercado,
en mi nueva vida enfundado,
con mi traje y mis zapatos
te me has quedado mirando.
Aquí estoy, te dije,
ha pasado medio año,
pero ya sabes el dicho,
siete vidas tiene un gato.

Jose Miguel Beldad

Tus caderas

Que me pierden tus caderas,
y mis manos se aceleran,
mientras buscan tu cintura,
y me besas con ternura,
los corazones se desbocan,
y esta noche, a la luz de la luna,
nuestro amor perdura.

Jose Miguel Beldad

miércoles, 16 de enero de 2013

Loco

En las calles de tristeza y abandono,
paseo taciturno en una noche de plomo,
divagando loco, soñando que te toco
y mi corazón se destruye poco a poco.

Bohemio, desesperado, tonto, loco,
escapo corriendo de mi vida, te añoro,
huyo por las ramas de la memoria...lloro
recordando nuestro amor bronco.

Cada noche a las estrellas convoco,
borracho pensando en recuerdos borrosos,
delirando en pensamientos tontos,
a la deriva de un río como un tronco.

Paseo por calles en días lluviosos
con la estela verde de tus ojos,
clavada en mis pupilas como
un puñal en un loco corazón roto.

Jose Miguel Beldad

martes, 15 de enero de 2013

Noches de gran ciudad

Noches frías de gran ciudad,
tenues sombras sin claridad,
tiempo oscuro para divagar
y perderse en un cansino andar
por las calles llenas de soledad.

Los pasos de un triste caminar,
se escuchan a lo lejos sin parar,
en mi cabeza no paran de sonar,
no se como puedo escapar y dejar
atrás esta puta vida que no tiene final.

Los pocos recuerdos se olvidan,
los muchos momentos se aman,
pero mi cabeza solo se calma
recordando como tu dulce mirada
se clava cada mañana en mi alma.

Jose Miguel Beldad

lunes, 14 de enero de 2013

Siempre me querrás

Ya no quiero hablar,
ya llega el fin,
ya se pierden las miradas,
ya no hay que amar.

No mires atrás,
vete y no vuelvas,
no quieras estar,
no quieras lamentar.

Lo hecho, hecho está,
la ciudad se apaga
y el invierno nos traerá
los recuerdos sin borrar.

No te escapes, no corras,
no saltes, no quieras
engañarme ni hacerme llorar
con tu mirada de coral.

Sé que jamás olvidarás
las risas y las horas
sin contar, las miradas
eternas y tus ganas de follar.

No olvido tu cara,
ni tu perfume de marca.
ni tu cuerpo ni tus piernas
ni tu pelo ni tus tetas.

No te engañes, no te mientas,
yo no voy a estar,
despierta y date cuenta
de que siempre me querrás.

Ya amanece, despierta, corre y no mires atrás...

Jose Miguel Beldad

domingo, 13 de enero de 2013

El hechizo

Se nos está acabando el tiempo,
estamos al borde del precipicio
de nuestras vidas sin sentido.

Destrozando nuestras almas,
sueñas que te escapas
de este arrebato de suicidio,
no te vayas, enfrentemos al destino.

Coge mi mano, estemos tranquilos,
solo nos queda recorrer este camino
y haremos juntos este hechizo.

Saltemos sin miedo a las olas,
que nos lleven y nos rompan...
Recuerda que cuando se acabe el ruido,
nuestros corazones serán un único latido.

Jose Miguel Beldad

sábado, 12 de enero de 2013

Princesa de Babilonia

Mi corazón está perdido en Babilonia,
intentando resurgir en mi memoria.
Los jardines velan su anhelado renacer,
solo quiere volver a querer.

Un corazón noble destrozado,
por los caprichos de una princesa,
respira su latido entrecortado,
suspirando moribundo por ella.

Vagos recuerdos cada noche,
le visitan susurrando ¿por qué?
Mi corazón inconsciente responde:
¡Soy yo, tu príncipe seré!

Mi corazón está perdido en Babilonia,
intentando resurgir en mi memoria.
Jardines velan su anhelado renacer,
solo quiere volver a querer.

Paseo perdido en un amanecer azul
entre los jardines de Babilonia.
Mis sentimientos tapados con un tul,
por mi ojo una lágrima llovía.

Cabalga conmigo mi corazón,
por las venas de la memoria,
olvidemos pronto y con dolor,
a aquella princesa de Babilonia.

Jose Miguel Beldad

viernes, 11 de enero de 2013

Estar contigo

Solo sé que quiero estar contigo
aunque mi corazón esté partido,
siempre te querré cielo mío,
lucero de amor incomprendido.

Despertar en sueños intranquilo,
el corazón acelerado, instintivo.
Diagnóstico: enamoramiento masivo,
mariposas volando sin sentido.

Síntomas de un amor incomprendido,
locura de una pasión sin incentivo,
saber que no te tengo y te he tenido,
saber que siempre te querré, amor mío.

Jose Miguel Beldad

jueves, 10 de enero de 2013

Luna llena

Brilla la luna llena,
se refleja en tu melena,
¡ay, qué puta esta pena!

De mirarte y no tenerte
de quererte y no besarte,
se muere mi alma inerte.

¡Ay, mi pena solitaria!
Tan cerca pero tan lejos.
Solo suspiro por tus besos.

Muero en eterna caricia,
tu mejilla por mis dedos
con cuidado y sigilosos.

Despierto de golpe,
la miro en el cielo,
mi faro y guía en la noche.

Jose Miguel Beldad

Quiéreme

¿Y si te digo que te quiero?
¿Y que yo te necesito?
¿Qué dices si yo te miro y
sin pensarlo, te beso?

Sé que corriendo saldrás,
que sin pensarlo huirás
y no vas a mirar atrás,
¿por qué no me das
una oportunidad más?

¿Por qué no me dejas
que te quiera sin más?
¿Por qué no esperas a
que demuestre que sé amar?

No huyas, no te vayas,
quédate a mi verita,
solo no me vas a dejar,
porque te quiero con locura,
por ti soy capaz de matar.

¿Por qué no me miras y me
dices que no me quieres?
¿Por qué bajas tu mirada
cuando escuchas mis palabras?

Deja que te ame,
déjame que te bese,
déjame ser tu hombre
que te cuide cada noche,
solo...quiéreme.

Jose Miguel Beldad

martes, 8 de enero de 2013

Esmeraldas


Tus ojos como dos esmeraldas,
joyas de mi nueva esperanza,
faros de un amanecer verde,
corazón que vuelve a estar alegre.

Verde alegre, alegre verde,
alegre tu cara, alegres tus ojos,
alegre tu sonrisa, dibuja alegría,
verde de gloria y torería.

Como un traje de luces, tu mirada,
deslumbra en destellos de verde
y oro, como bambalinas de locura,
esmeraldas que son mi tortura.

Destellos de color albahaca,
ciegan los ojos de cualquiera
que mirarla quisiera...
Ella siempre será esmeralda.

Jose Miguel Beldad

lunes, 7 de enero de 2013

Historia de caballeros

En tiempos de caballeros
y de espadas, un noble
de una princesa se enamoró,
aunque el noble guerrero,
al campo de batalla partió.

La princesa por años le esperó,
el noble duras batallas libró,
siempre pensando en su princesa
y por cientos a los rivales mató,
pensando y viviendo por su amor..

Un día la guerra por fin terminó
y el noble a su casa volvió,
con secuelas de la guerra la buscó,
allí estaba su princesa en el balcón
esperando a su caballero con honor.

Apasionado el caballero la besó
y la princesa en sus brazos cayó,
susurrándole todo lo que extrañó,
los labios de aquel caballero
que en duras noches la añoró.

El caballero su mano le pidió,
la princesa sin pensarlo, asintió
y el caballero a ser príncipe pasó,
con su princesa al lado como soñó,
en aquellas batallas de temor.

En alegre felicidad un lustró pasó,
y una nueva guerra se declaró,
el Rey al príncipe en batalla reclamó,
y él, volver a la princesa prometió
y ella, triste, al partir lo extrañó.

Jose Miguel Beldad

domingo, 6 de enero de 2013

Duelo a muerte

Corría la Luna en la medianoche,
impaciente miraba mi reloj,
esperando a mi rival en el coche
y sin dilación, él llegó.

Se bajó con su mirada suspicaz,
esperé sentado, agazapado,
vigilante de aquel adversario
que tendría que matar.

Miré a mi derecha, y ahí estaba,
relucía el acero indolente,
de aquel arma en la noche verduga,
sonriente por ser disparada.

Bajé del coche y lentamente, hablé,
sus ojos en la noche me buscaron,
aquí estoy, tranquilo le dije
y él sonríe jugando al despiste.

No esperaba mi as en la manga,
ni esperaba aquella arma
escondida en mi cintura
que pondría fin a su tortura.

Vi su mano agarrar su revolver
y sin ninguna espera, reaccioné,
y a aquel desgraciado disparé,
un balazo salido de mi alma.

La sangre salía a borbotones,
sus ojos se teñían de blanco
y su corazón se escapaba roto
en una cascada de sangre caliente.

El cayó, inerte, estaba muerto
y yo arranqué mi coche, dejándole
en el suelo, escapando del tormento
que me sumió en un eterno invierno.

Jose Miguel Beldad

sábado, 5 de enero de 2013

Eclipse


La luna llena reina en el cielo,
un cielo claro como la misma mar,
un espejo perfecto donde mirar
y ver tus ojos de caramelo.

Miro a la nada, pero te veo a ti
como un haz de luz solitario
que hace de día la misma noche
y que corre en sentido contrario.

Puedo morir mirando esa luna clara
como muero mirando loco tus ojos
y espero despertarme en la mañana
mirarte, y ver la Luna en tu cara.

Entre el Sol y la Luna, la Tierra,
entre tú y yo, el mismo mundo,
la misma locura, y tus ojos...
¡Ay, eclipse de mirada!

Apacible va la Tierra
como el que gira una peonza
lucero de la noche, sentidos que
disfrutan del destello lunar.

Apoyado en la barandilla,
miro de nuevo al cielo, una sonrisa
en mi boca a mano alzada se dibuja,
al ver tus ojos mirándome en la Luna.

Jose Miguel Beldad

viernes, 4 de enero de 2013

El destino


Como la pila del reloj, no se ve,
como la bailarina en la caja,
nos maneja a su antojo y resquebraja
la vida, solo somos su manija.

Cómo y por qué nos preguntamos,
 no hay respuesta, solo un "no sé",
decisiones que marcan siempre
el rumbo de la vida, nos descubrimos...

Decidimos cosas que nunca decidiríamos,
eligiendo caminos que nunca imaginaríamos,
siendo manejados por una vida suspicaz,
caprichoso antojo de un destino audaz.

Caminos que se cruzan sin querer,
como dos miradas en la lúgubre noche,
tú corazón empieza a palpitar fuerte,
el destino está a punto de tumbarte.

Tiene un duro reto que proponerte,
lo notas, quiere algo de ti, lo sientes
y en un día cualquiera, de repente,
una chica increíble en tu vida aparece.

Destino, ¿qué tienes preparado?
¿cómo afectará esa chica a mi vida?
¿por que sé yo que estoy enamorado?
El destino te trata con malicia.

Te planta a la mujer perfecta en tu vida,
Ay, destino, ¿vas de farol? Piensa en ella,
para ti es la chica perfecta,
¿arriesgas o no arriesgas? Solo, la miras.

Un segundo y nuestra vida cambia,
un vuelco extraño en lo cotidiano,
la miras de nuevo, decides besarla,
y sin darte cuenta... el destino gana.

Jose Miguel Beldad

jueves, 3 de enero de 2013

El tren de los deseos


En una madrugada desierta,
espero impaciente un tren,
el tren de mis deseos,
mi alma lo espera abierta.

Abierta como las agujas de
un reloj marcando las 12 y media,
madrugada de impaciencia,
deseos de madurez incomprendida.

Muero en la noche sollozando,
en la batalla gana el ansia,
dejándome mermado y destrozado
mientras sigo esperando.

No llega, no quiere llegar,
me pregunto: "¿algún día llegará?"
Cerré los ojos, y al verla reír
en mi cabeza, me dije: "vendrá".

Esperanzado la esperé en eterna
noche de locura impaciente desatada,
mirando a la nada rezando para
que su sonrisa me despertara.

Locomotora en la noche perdida,
sin rumbo, pensando en no llegar,
y yo sigo esperando abrazado,
a una quimera de madera rajada.

A punto de caer al fuego mi vida,
la vida me venció en la batalla,
batalla en que por mis deseos luchaba,
la vida a la noche me abandonaba.

Abandonado a la triste y pobre realidad
de abandonar mis deseos sin más,
vencido en una lucha de titanes inusitada
guardo mis deseos en la luna llena.

El tren de los deseos nunca pasará,
triste ilusión desprovista de realidad,
se desvanece en mi mente, fugaz,
como la estrella que del cielo se irá.

Entonces, de la nada, apareció ella,
sus ojos como dos luceros al alba,
sus suaves dedos acariciaron mi mejilla,
y susurraron suave en la noche: "despierta".

Jose Miguel Beldad

El vaivén de la vida


La vida, viene y va, pero no se queda,
huye en la noche a contratiempo
como del pentagrama escapando
en una sinfonía de pensamientos.

Tristes, alegres, sinceros, oscuros,
pensamientos indelebles sin sentido
que vienen y van como un balancín
con dos niños saltando risueños.

Nunca se quedan, nunca están para siempre,
solo están cuando sube y cuando baja.
No quiero pues otra cosa que olvidarme
y no mirar el vaivén de la vida.

Solo disfrutar, solo mirar, solo querer,
solo reír, solo gritar, solo llorar,
así es la vida cuando viene y va,
así es la vida y así siempre será.

Jose Miguel Beldad

martes, 1 de enero de 2013

Añorándote


Añorando tu calor,
me despierto cada mañana.
Miro a mi lado,
no hay nadie en la cama.

La soledad es mi dueña,
la tristeza mi ama.
Añoro tus ojos en la noche,
la soledad salvaje me domina.

Como una cruz en mi alma,
está clavada aquella tarde.
Cada día pienso y me pregunto,
¿por qué te esfumaste?

Jose Miguel Beldad